¿Qué es lo que nos gustaría que vieran los pacientes si nos buscaran en Internet?

El profesional de la salud 2.0: claves para crear su identidad digital

“El rastro que conforma la identidad digital está formado por impactos de distinta procedencia que quedan grabados en Internet y son difícilmente borrables. Es por ello por lo que la huella digital o 2.0 de cada profesional debe cuidarse para conseguir labrarse una reputación profesional adecuada”

572
Frederic-Llordach-300x248

La consulta digital es el futuro punto de encuentro de pacientes y profesionales médicos, ya que cada vez un mayor número de pacientes son proclives a documentarse a través de Internet para resolver sus dudas y buscar información útil, asesoramiento y relación directa con otros pacientes con la misma patología.

Esta razón es por la que la identidad 2.0, o identidad digital (rastro que cada usuario deja en Internet como resultado de su interrelación con otros usuarios o en la generación de contenidos), es cada vez más determinante a la hora de confiar en un profesional médico. La huella digital está conformada por:

  • Perfiles personales -redes sociales como Facebook o Twitter-, profesionales -Linkedin- y portales de búsqueda de empleo
  • Comentarios en foros, blogs y portales de información
  • Contenidos digitales como fotos en redes sociales, videos en YouTube y Vimeo, además de presentaciones en Slideshare y/o documentos publicados en webs y blogs
  • Contactos de amigos, profesionales, seguidores y seguidos
  • Direcciones de correo electrónico y mensajería instantánea

Debido al volumen de información disponible y al hecho que vivimos en la era de la comunicación 2.0, aquellas plataformas que demuestren mayor fiabilidad y consigan más tráfico serán las que aseguren mejor posicionamiento para sus médicos online así como más visibilidad para ellos ante sus potenciales pacientes.

El cofundador de Doctoralia, el Dr. Frederic Llordachs, describe a continuación los que para él son los pasos básicos a seguir para asegurar que los profesionales de la salud tengan una presencia digital exitosa:

  1. Busca tu nombre en Google: lo primero es saber qué puede encontrar un paciente cuando teclee tú nombre en Internet: ¿Te encontrará? ¿Será positivo todo lo que lea sobre ti? ¿Sabrá localizar tu consulta o contactarte?
  2. A continuación busca tu especialidad y localidad en Google para saber cómo se comporta tu sector y tu competencia. Lo que encuentres será lo que vean todos los pacientes que busquen esa especialidad concreta en tu localidad.
  3. Si Google no revela la información que desearías, hay que empezar a forma a tu identidad digital. Para ello es aconsejable:
    • Abrir una ficha en una plataforma online de referencia y fiable, que cuente con un gran volumen de pacientes usuarios. Un buen ejemplo de ello es Doctoralia, una plataforma española que ha demostrado ser sólida y es de confianza para sus más de 2 millones de usuarios al mes.
    • Demostrar que eres experto en tu campo: Crear un blog sobre un tema de interés profesional es un buen comienzo. Es imprescindible dar continuidad a la edición de artículos y ponerse “en la piel” del paciente a la hora de explicar las distintas dolencias.
    • Relacionarse con otros expertos y estar activo en redes sociales: es importante tejer una red de contactos online que puedan ayudarte a ganar esa credibilidad online. Twitter es una buenísima herramienta tanto para este fin como para viralizar –conseguir que la información llegue a más usuarios – el contenido del blog y contactar con otros usuarios, médicos o pacientes, interesados en la misma área de especialización.
    • Perder el miedo a relacionarse con pacientes: internet no puede todavía sustituir una visita física, pero sí que permite resolver dudas puntuales de los pacientes.
    • Tener paciencia: construir la identidad digital es cuestión de tiempo, pero si se trabaja y se siguen estos consejos puedes llegar a convertirte en un influenciador entorno a tu especialidad o área de interés.

El rastro que conforma la identidad digital está formado por impactos de distinta procedencia que quedan grabados en Internet y son difícilmente borrables. Es por ello por lo que la huella digital o 2.0 de cada profesional debe cuidarse para conseguir labrarse una reputación profesional adecuada”, destaca el Dr. Frederic Llordachs.

Compartir
In this article