El 33% de los pacientes tratados con la liraglutida perdieron más de un 10 % de sus peso corporal inicial

Un fármaco empleado para la diabetes tipo 2 puede ayudar para reducir la obesidad

La liraglutida es un fármaco inyectable que cuenta con autorización en Europa y Estados Unidos para personas seleccionadas que tienen sobrepeso y obesidad, pero no diabetes

328
Liraglutida-300x181

Un estudio que se publica en The New England Journal of Medicine confirma que la liraglutida, un medicamento que se utiliza para el tratamiento de la diabetes tipo 2, puede convertirse en un potente fármaco para luchar contra la obesidad. Y es que este fármaco ha demostrado tener “un potencial beneficioso” para reducir el apetito y favorecer la pérdida de peso.

La liraglutida es un fármaco inyectable que cuenta con autorización en Europa y Estados Unidos para personas seleccionadas que tienen sobrepeso y obesidad, pero no diabetes.

Los expertos de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) realizaron un ensayo hace dos años en 27 países de los cinco continentes para probar los resultados de la liraglutida en la pérdida de peso en adultos con sobrepeso u obesidad los cuales no sufrían de diabetes. En total fueron 3.731 personas las seleccionadas para el estudio a las que se le administró el medicamento durante 56 semanas, y cuyo peso medio eran unos 106 kilos. Fueron divididas en dos grupos, uno de los cuales (2.487 personas) recibieron una inyección diaria del medicamento y el resto  (1.244) un placebo.

Los resultados, mostraron que la liraglutida había logrado reducir el peso corporal en una media de 8,4 kilos de peso en las personas que la recibieron, en comparación con los 2,8 kilos que lograron adelgazar los del grupo que tomaron el placebo.

Además, el 33% de los pacientes tratados con la liraglutida perdieron más de un 10 % de sus peso corporal inicial, frente al 11 % del grupo del placebo que lograron alcanzar ese mismo nivel, señala el estudio.

Entre los efectos secundarios adversos, la mayor parte estuvieron relacionados con el sistema gastrointestinal y fueron de intensidad moderada, entre ellos diarrea, náuseas, vómitos o dolor abdominal, mientras de manera más aislada se produjeron casos de coleocistitis y colelitiasis.
..Redacción

Compartir
In this article