Cada vez es más habitual encontrar a los especialistas hablando de la ‘medicina defensiva’

La Ley “obliga” a los médicos a blindarse ante posibles demandas con seguros privados

El Código Integral Penal, en su artículo 146 establece, por primera vez, penas de hasta cinco años de cárcel por el homicidio por mala práctica profesional

935
Negligencia

Los médicos saben siempre que están expuestos al error. Desde el 10 de agosto del 2014, fecha en que entró en vigencia el Código Integral Penal (COIP), los profesionales sanitarios reconocen que son más conscientes del riesgo y ahora se blindan ante posibles demandas.

Cada vez es más habitual encontrar a los especialistas hablando de la “medicina defensiva”, una práctica que apareció en Estados Unidos en los años 70, pero que en Ecuador está siendo utilizada en los últimos dos años.

El Presidente de la Federación Médica Ecuatoriana (FME), Armando Salcedo, afirma que los médicos han cambiado sus hábitos profesionales para evitar juicios o controversias. Ahora piden más exámenes para estar seguros de la dolencia del paciente, derivan a otros especialistas los casos considerados de riesgo, se inhiben de tratarlos o contratan pólizas, lo que “encarece los procedimientos”, apunta.

La FME tiene 45.000 afiliados en su base de datos. En Ecuador, Uniteco es una de las dos empresas especializadas en la defensa legal de los profesionales de la salud y opera en el país desde mediados del 2015. Esta empresa no solo se encarga de la asesoría legal, sino que también cubre el pago de fianzas, gastos judiciales, indemnizaciones a los pacientes en caso de perder los juicios, contrademandas o compensaciones económicas en caso de inhabilitación del médico.

El Código Integral Penal, en su artículo 146 establece, por primera vez, penas de hasta cinco años de cárcel por el homicidio por mala práctica profesional. Según las estadísticas, desde agosto del 2014 hasta diciembre del 2015, se registraron 248 denuncias por este delito. Un 96% de esos casos está en etapa de indagación previa y el resto permanece en instrucción fiscal, se archivó o se llegó a una sentencia absolutoria para el médico.

La cirugía estética es considerada la especialidad más arriesgada para las empresas que defienden a los profesionales de la salud. Las siguientes de mayor riesgo son la cirugía plástica, la odontología, anestesiología y ginecología-obstetricia.

Un cirujano estético que contrató una póliza reconoce que sigue los protocolos rigurosamente, pero se siente más tranquilo con el seguro. Además, según los testimonios de otros compañeros, se sabe que hay pacientes que amenazan con demandas cuando se sienten insatisfechos con el resultado de un tratamiento.

La medicina general es una de las especialidades de menor riesgo y el seguro cuesta unos 600$,siempre y cuando sea médico federado, sino sube hasta casi 900$. En este grupo también se encuentra la geriatría, la farmacología clínica, la parasitología o la medicina familiar.

La FME y la Asociación Nacional de Médicos Rurales han llegado a un acuerdo con Uniteco para recibir asesoramiento en caso de demandas. Santiago Zumárraga, gerente general de Uniteco Ecuador, declaró que el COIP “potencializó el nerviosismo en el gremio”. “Un médico reclamado sufre intranquilidad en su quehacer diario, en el entorno familiar. Se desenfoca de su actividad principal y genera la práctica de la medicina defensiva”, apuntó.

Para la Fiscalía, la tipificación del homicidio por mala práctica profesional “redujo considerablemente la subjetividad del delito”. Antes del COIP, estos casos se tramitaban bajo las figuras de homicidios no intencionados o voluntarios. Mensualmente, la Fiscalía recibía de media unas 50 denuncias por mala práctica. Desde agosto del 2014, la cifra bajó a 15.
..Susana Calvo

Compartir
In this article