Los elementos tóxicos de las fumigaciones podrían incidir en la patología

Estudian otros posibles factores causantes de microcefalia

No se pueden descartar vinculaciones con exposiciones tóxicas, droga, alcohol, alergia a medicamentos y repelentes

390
Marcelo-Castro-Zika

Esta semana el Ministerio de Salud de Brasil confirmó 583 casos de la malformación congénita en recién nacidos y estimó en 120 los fallecidos por la misma causa, por ello está llevando a cabo varias investigaciones para aclarar la causa, los factores de riesgo y las consecuencias de esta anomalía. Se están estudiando todas las hipótesis, incluyendo las vinculadas a tóxicos, medicamentos y factores genéticos.

Eliana Robles, vicepresidenta de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología del Guayas, afirma que cualquier agente externo que sea viral o tóxico puede provocar un daño embrionario o incluso abortos espontáneos. “Hay que tener cuidado incluso con las fumigaciones. Siempre advertir que la mujer embarazada no debe estar inmersa, porque aspirar sustancias tóxicas podría influenciar negativamente en el desarrollo de su embrión”, comenta.

Además indica que hay una posibilidad de que en el momento del parto el niño desarrolle la infección del zika, pudiendo presentar los mismos problemas que los adultos u otros, como infecciones respiratorias o de tipo neurológico al no tener los mismos mecanismos de defensa.

Para la vicepresidenta el mayor problema es que no se detecte la infección a tiempo y se confunda con un problema respiratorio común. Para que esto no ocurra, considera esencial el uso de una guía de orientación para el embarazo y que todos los gineco-obstetras manejen el tema.

A propósito de estas posibles malformaciones y complicaciones durante el embarazo ha abierto un debate respecto a la autorización del embarazo y la implementación de métodos anticonceptivos en los países afectados. Mercedes Ortiz, una médico pediatra-neonatóloga comenta que el aborto no es la solución. “No hay que pensar en perder al niño, pues hay que cuidarlo y atenderlo como paciente”. También hace hincapié en que no se pueden descartar vinculaciones con exposiciones tóxicas, droga, alcohol, alergia a medicamentos, repelentes y a las mismas fumigaciones.

No hay trabajos plenamente comprobados que indiquen cuál es la concentración ideal del repelente en una gestante. La idea es no usarlo, pero si tiene que ir a un área en donde hay una amplia cantidad de vectores, debe preferir utilizar un repelente de uso infantil, por la menor cantidad de concentración, pero no se garantiza nada”, señala la pediatra.
..Susana Calvo

Compartir
In this article