Ecuador, representado por la ministra de Salud Margarita Guevara, presentó los avances en nutrición, lactancia, atención a personas con discapacidad

Acuerdos alcanzados en LXIX Asamblea Mundial de la Salud

Se aprobaron una serie de resoluciones vinculadas a la contaminación del aire, los productos químicos, el personal de salud, la obesidad infantil, la violencia, y sobre las enfermedades transmisibles y no transmisibles

343
asamblea mundial salud

En la 69ª Asamblea Mundial de la Salud celebrada en Ginebra entre el 23 y el 28 de mayo, los delegados de 194 países aprobaron una serie de resoluciones vinculadas a la contaminación del aire, los productos químicos, el personal de salud, la obesidad infantil, la violencia, y sobre las enfermedades transmisibles y no transmisibles.

Ecuador, representado por la ministra de Salud Margarita Guevara, presentó los avances en nutrición, lactancia, atención a personas con discapacidad, y respecto al terremoto del pasado 16 de abril en Manabí, la Ministra se centró en el trabajo en la zona y en salud integral de las personas con discapacidad.

Entre las resoluciones aprobadas destacan las relativas a los siguientes asuntos:

La contaminación
La exposición a la contaminación del aire de interiores supone 4,3 millones de muertes anuales y 3,7 millones de muertes por la contaminación del aire exterior.

Entre las medidas propuestas, entre 2016 y 2019 se prevé tener un amplio conocimiento de los impactos de la contaminación atmosférica sobre la salud y de la eficacia de las intervenciones y políticas para hacerle frente y mejorar los sistemas de vigilancia e información sobre las tendencias de la salud. Asimismo se trabajará en concienciar sobre la contaminación del aire y se mejorará la capacidad del sector salud para hacer frente a los efectos adversos, a través de capacitación, directrices y planes de acción nacionales.

Productos químicos
La mala gestión de estos productos contribuye a la carga global de enfermedades y muertes, sobre todo en los países en desarrollo. En todo el mundo, 1,3 millones de vidas se pierden cada año debido a la exposición a sustancias químicas, tales como el plomo y pesticidas.

Por ello, los delegados reconocieron el papel del sector de la salud en la gestión racional de los productos químicos y reafirmaron su compromiso de garantizar que los productos químicos se utilicen y produzcan de manera que se reduzcan al mínimo los efectos adversos significativos sobre la salud humana y el medio ambiente para el año 2020.

Personal de la salud
En la Asamblea se aprobó la “Estrategia Mundial sobre Recursos Humanos para la Salud: Fuerza de Trabajo 2030“, con el objetivo de acelerar el progreso hacia la cobertura universal y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), garantizando el acceso equitativo a los trabajadores de la salud en todos los países.

Se ha proyectado crear alrededor de 40 millones de nuevos empleos en el sector de la salud en 2030, sobre todo en países de medianos y altos ingresos, pero se prevé una escasez prevista de 18 millones de trabajadores sanitarios necesarios para alcanzar los ODS en los países de bajos y medianos ingresos, impulsado en parte por la movilidad del trabajo, tanto dentro como entre las naciones.

Fin a la obesidad infantil
Los Estados Miembros aprobaron seis recomendaciones, que se detallan en el informe de la Comisión, que engloban las estrategias para hacer frente a las normas ambientales que fomentan la obesidad, reducen el riesgo de obesidad a través del ciclo de vida y tratan a los niños que ya son obesos para mejorar su salud actual y futura. Asimismo, se instó a la Secretaría de la OMS a que desarrollase un plan de implementación para guiar nuevas medidas, en consulta con los Estados Miembros.

Plan de acción mundial en contra de la violencia
Uno de cada cuatro niños ha sido abusado físicamente; una de cada cinco niñas ha sido objeto de abuso sexual; y una de cada tres mujeres ha sufrido violencia de pareja física y/o sexual en algún momento de su vida. Con estos datos, los delegados acordaron una resolución sobre el Plan de acción mundial de la OMS sobre la violencia, que insta a los países a fortalecer el papel del sistema de salud para responder a la violencia y adoptar medidas para lograr cuatro direcciones estratégicas del plan:

• Fortalecer el liderazgo del sistema de salud y la gobernabilidad
• Mejorar la prestación de servicios de salud para responder a las necesidades de las personas que han sufrido violencia
• Impulsar la programación para prevenir la violencia interpersonal.
• Mejorar la información y las pruebas.

Enfermedades no transmisibles
Tras examinar los avances realizados por los países respecto a la prevención y control de enfermedades no transmisibles, incluyendo enfermedades del corazón y pulmonares, el cáncer y la diabetes, los Estados Miembros observaron un aumento significativo en el número de países con un plan de acción nacional multisectorial de enfermedades no transmisibles (del 18% de los países en 2010 a 37% en 2015) y con un departamento de enfermedades no transmisibles dentro de los ministerios nacionales de salud (del 53% al 66% en el mismo período de tiempo).

Además, a escala global, se ha reducido ligeramente la probabilidad de morir entre las edades de 30 y 70 años de una de las principales enfermedades no transmisibles, y también ha disminuido el consumo de alcohol per cápita, y la prevalencia de la presión arterial elevada. Los aumentos globales más significativos se han observado en la prevalencia de la obesidad y el sobrepeso.

Enfermedades trasmisibles
Con la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” se pretende acelerar el progreso alcanzado en la lucha contra las epidemias y enfermedades desatendidas y tropicales y además brindar un marco para responder a nuevas amenazas como el zika.

En representación de los países de las Américas el ministro de Salud de Argentina, Jorge Lemus, destacó los esfuerzos de la región para hacer frente a la epidemia del zika, aunque reconoció que “sigue siendo necesario continuar fortaleciendo los sistemas de salud nacionales para prevenir, detectar y responder a brotes y a otras emergencias de salud pública“. El funcionario pidió a la OMS que continúe asistiendo a los países en su respuesta a este virus y otras epidemias, así como a la investigación y desarrollo de una vacuna.
..Susana Calvo

Compartir
In this article