Esta cirugía se realiza cuando la patología se vuelve crónica o cuando puede poner en riesgo la vida

Hospital Teodoro Maldonado de Guayaquil mejora calidad de vida de pacientes con epilepsia refractaria

La cirugía en cuestión consiste en la implantación de un estimulador bajo la piel, entre el tórax y la clavícula, que pasa por el cuello y se conecta a la parte inferior del cerebro

563
Hospital Teodoro Maldonado

El Hospital Teodoro Maldonado Carbo del IESS en Guayaquil realiza un tipo de cirugía que ayuda a pacientes con epilepsia refractaria, caracterizada por provocar convulsiones muy frecuentes, a continuar con una vida normal.

La cirugía en cuestión consiste en la implantación de un estimulador bajo la piel, entre el tórax y la clavícula, que pasa por el cuello y se conecta a la parte inferior del cerebro. El dispositivo genera impulsos eléctricos que anulan y controlan los movimientos involuntarios. Esta cirugía se realiza cuando la patología se vuelve crónica, o cuando puede poner en riesgo la vida.

Los pacientes con este tipo de epilepsia de nivel avanzado, llegan a soportar hasta 30 convulsiones diarias, pérdidas de memoria e inhabilidad en las actividades laboral, social y familiar. Cuando la enfermedad está en niveles incipientes se controla con tratamiento farmacológico, que tiene un costo aproximado de USD 300 diarios. En un centro médico privado la intervención cuesta alrededor de USD 60.000; pero en el hospital Teodoro Maldonado Carbo los asegurados tienen derecho a este procedimiento sin ningún costo adicional.

Una vez finalizada la intervención, los pacientes no vuelven a tener convulsiones o las tiene muy esporádicamente, consiguiendo así retomar sus actividades cotidianas, siempre bajo la supervisión del equipo médico multidisciplinario, formado por especialistas en neurología, psiquiatría, psicología y nutrición.

Desde el pasado mes de enero son ya cinco los pacientes que se han beneficiado de esta cirugía. “Mi vida ha cambiado, ya no dependo de medicamentos diarios para poder estudiar trabajar, ahora me siento tranquila con mi vida familiar“, señaló una estudiante de 22 años que se sometió a la cirugía.
..Susana Calvo

Compartir
In this article