La Ley de Medicina Prepagada no ha conseguido el apoyo de los profesionales

¿Una Ley de Medicina Prepagada para favorecer el desarrollo de la medicina del Ecuador?

Esta nueva ley aprobada en el mes de agosto fortalece la intermediación financiera privada de la atención médica, asegura la Plataforma por la Salud y la Vida

994
Hospital Eugenio Espejo

La Ley de Medicina Prepagada no consigue un apoyo de los profesionales, y desde luego que poco ayudan las formas inadecuadas de aprobación, sin un debate adecuado y libre entre partidos en la Asamblea y con el sonido cortado de la cámara hacia la sala de prensa, pero es que el contenido de la ley tampoco favorece el desarrollo de la medicina.

Es un momento clave, la medicina de Ecuador ha dado un salto exponencial en los últimos 10 años, pero es un embrión que necesita de unas leyes y unas estructuras que le ayuden a seguir creciendo. Este crecimiento solo llegará de la mano de la medicina pública, es la seguridad social del Ecuador quien debe ser el protagonista de este cambio. El desarrollo de la medicina se hará a través de incentivar la presencia de los mejores médicos y la mejor estructura de la medicina pública, y ese debe ser el objetivo final, la falta de estabilidad y desarrollo de la carrera profesional no ayuda.

Esta nueva ley aprobada en el mes de agosto “fortalece la intermediación financiera privada de la atención médica, legaliza la precarización del trabajo médico y de las profesiones relacionadas; reduce a una relación contractual individual el ejercicio del derecho de las personas de este país que pretenden protegerse de las enfermedades y constituye uno de los pasos finales de la destrucción del seguro público de salud”, asegura la Plataforma por la Salud y la Vida.

Los principales actores del sistema de salud son el médico y el paciente, por eso la ley debe proteger al paciente y ayudar al médico en el desarrollo de su labor. Se debe vigilar los cobros a los pacientes, pero también reconocer económicamente el trabajo del profesional en favor de los pacientes.
..Pablo Pilo

Compartir
In this article