El hallazgo contribuye a mejorar la sintomatología clínica de los animales de laboratorio infectados por la Salmonella Typhimurium

Equipo científico ha identificado mecanismo molecular contra las infecciones bacterianas

388
salmonella

Equipo de cientificos liderado por la Universidad de Barcelona, ha identificado un nuevo mecanismo molecular antibacteriano que protege los macrófagos, unas células defensivas del sistema inmunitario, contra las infecciones de la bacteria Salmonella Typhimurium, relacionada con diversas enfermedades gastrointestinales.

El resultado de esta investigación, realizada en ratones, que aparece publicado en la revista “Cell Reports”, podría abrir nuevas vías de exploración farmacológica para tratar algunas infecciones bacterianas, según explicaron los investigadores.

Los macrófagos son un tipo de glóbulo blanco que se comen el material extraño en el cuerpo. Estas células están implicadas en la primaria o innata respuesta inmune a un número de invasores inmunes, y que también forman una parte importante de adquirido del cuerpo sistema inmune. En un momento dado, los macrófagos actúan en muchos rincones del cuerpo, en silencio limpiar residuos extraños, bacterias y virus antes de que tengan la oportunidad de causar un problema. Sin embargo, también se convierten en el nicho biológico que algunas cepas bacterianas prefieren para replicarse y diseminarse por todo el cuerpo.

Esto es lo que sucede con la Salmonella Typhimurium, una bacteria entérica que en humanos causa desde gastroenteritis leves hasta infecciones sistémicas severas. Asimismo, la cepa enterica serovar es capaz de sobrevivir y replicarse en el interior de los macrófagos del huésped como paso previo para poder diseminarse por el resto del organismo.

La bacteria esquiva la respuesta bactericida porque, después de adherirse a la superficie del macrófago, secreta unos factores que alteran el citoesqueleto de actina de la célula huésped. Este mecanismo es el que permite a la bacteria entrar dentro de la célula a través de vacuolas fagocíticas especiales (vacuolas contenedoras de salmonella). Y una vez en el interior de la célula, la bacteria transforma las condiciones de la vacuola para convertirla en un entorno favorable para replicarse y dispersarse por el organismo infectado.

Los investigadores han descrito un mecanismo que limita la capacidad de S. Typhimurium para infectar células y para diseminarse hacia otros tejidos, gracias a la activación farmacológica de unos factores de transcripción de la familia de los receptores nucleares, los receptores Liver X o LXR.

La profesora Annabel Valledor, del Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la UB y principal autora del trabajo, explicó que “limita la infección bacteriana en los macrófagos”.

Los LXR, en concreto, pueden ser activados por ligandos agonistas y tienen un importante papel en funciones metabólicas y en la regulación de la respuesta inmunitaria. En este caso, los LXR regulan la activación transcripcional de la CD38, una enzima multifuncional bastante distribuida en células del sistema inmunitario, y con una potente capacidad para consumir NAD+, que es un metabolito relacionado con la maquinaria energética celular.

Asimismo, la científica Valledor indicó que “mediante este mecanismo, el tratamiento con agonistas de LXR es capaz de reducir los niveles intracelulares de NAD+, un proceso que interfiere en una serie de cambios morfológicos y de distribución del citoesqueleto de actina del macrófago que determinadas bacterias invasivas utilizan en beneficio propio”.

El hallazgo que permitiría inhibir la capacidad de Salmonella Typhimurium para infectar células y llegar a otras partes del organismo, lo que contribuye a mejorar la sintomatología clínica de los animales de laboratorio infectados por esta bacteria entérica.
..Redacción

Compartir
In this article