En el futuro, los autores pretenden estudiar el proceso exacto por el que los fibroblastos hacen que las células sean más infectables

Determinan qué células de la mucosa ayudan a la transmisión del VIH

280
vih

Equipo científico de los Institutos Gladstone y de la Universidad de California, San Francisco, Estados Unidos, junto con colaboradores de instituciones europeas descubrieron que hay un tipo de célula, tanto en el sistema reproductor como en el tracto intestinal que ayuda a que el virus infecte a la las células del sistema inmune.

El sistema reproductor y el tracto intestinal están revestidos por una capa protectora de células conocida como la mucosa. Las brechas en esta capa causadas, bien por traumas físicos, bien por alguna enfermedad de transmisión sexual, permiten al VIH acceder a las células inmunes para infectarlas.

En el estudio, publicado en la revista “PLOS Pathogen”, los científicos han usado un modelo de la mucosa y de los tejidos que la cubren. Una de las células más abundantes en la mucosa son las células del tejido conectivo conocidas como fibroblastos.

Los investigadores descubrieron que, a través de las fisuras, el virus llega a estos fibroblastos, los cuales transportan el virus del VIH hasta las células inmunes, y contribuye a incrementar considerablemente su capacidad de infección.

La autora principal de la investigación, Nadia Roan, explicó que “los fibroblastos de la mucosa, aumentan de forma notable la habilidad del virus para infectar a las células inmunes. Saber cómo lo hacen, a nivel molecular, nos puede ayudar a encontrar nuevas formas de combatir el VIH”.

Para poder realizar el estudio, los científicos examinaron los fibroblastos mucosos de la cérvix, el útero, el prepucio, la uretra masculina y los intestinos, puertas de entrada para el virus del VIH, confirmando que estos fibroblastos hacen a las células inmunes más propensas a la infección.

Además de los fibroblastos, el estudio también examinó el comportamiento de un segundo tipo de célula que también abunda en los tejidos mucosos: las células epiteliales.

Estas células cubren la mucosa y sirven de barrera para las sustancias dañinas, permitiendo solo el paso a sustancias beneficiosas para los tejidos corporales. A diferencia de los fibroblastos, los científicos descubrieron que las epiteliales segregan altos niveles de proteínas antivirales que inhiben la infección.

El científico Warner Greene, uno de los investigadores del estudio, indicó que “los resultados sugieren que estas rupturas en la mucosa permiten que el VIH atraviese el entorno antiviral para llegar a los fibroblastos, aumentando así los niveles de infección en las células CD4 T. Además, saber qué células en concreto permiten al virus aprovechar esos agujeros en nuestras defensas, nos ayudará a encontrar mejores formas de reducir su tasa de transmisión”.

En el futuro, con el apoyo de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, los autores pretenden estudiar el proceso exacto por el que los fibroblastos hacen que las células sean más ‘infectables’, lo que les guiará hacia nuevos objetivos para prevenir el VIH.
..Redacción

Compartir
In this article