El modelo 3D diseñado por el equipo científico vallisoletano se fundamenta en células y biomateriales de origen humano

Científicos diseñan modelo 3D para el estudio de las enfermedades de la superficie ocular

235
coi_eye

Científicos del Grupo de Superficie Ocular del Instituto de Oftalmobiología Aplicada (IOBA) de la Universidad de Valladolid y del Centro de Investigación Biomédica en Red en Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN) desarrollaron un modelo 3D de la conjuntiva para estudiar las enfermedades de la superficie ocular.

La investigadora del IOBA responsable del proyecto, Yolanda Diebold Luque, explicó que “los gobiernos y las compañías farmacéuticas están preocupados por el elevado coste de la investigación necesaria para desarrollar nuevos medicamentos que finalmente los encarece. Los modelos tridimensionales (3D) de estudio en el laboratorio han demostrado su utilidad para investigar sobre el desarrollo de enfermedades y de nuevos medicamentos para ellas”.

“Se ha comprobado que los modelos 3D proporcionan datos fiables y a la vez reducen los costes asociados a la investigación y también el número de animales empleados en los experimentos, un aspecto muy importante que demanda la sociedad y que está muy bien regulado en España y en Europa”, añadió la científica.

En el ámbito ocular, normalmente no se pueden obtener grandes muestras de tejido de conjuntiva de los pacientes y la mayor parte de las investigaciones se realizan in vitro, en el laboratorio, utilizando líneas celulares, que crecen y se mantienen en el laboratorio como una única capa de células.

La investigadora Yolanda Diebold Luque indicó que “estas capas de células no reproducen la complejidad de un tejido en vivo que, entre otras cosas, no es plano y tiene una estructura 3D muy bien definida gracias a la cual funciona adecuadamente”, motivo por el cual, asegura, se plantearon desarrollar una construcción 3D de tejido de conjuntiva humana, “con el fin de disponer de un modelo más barato, fiable y reproducible, que sirva para estudiar mejor los mecanismos por los cuales se desencadenan las enfermedades inflamatorias en las que participa la conjuntiva y probar en ellos nuevos medicamentos”, precisó.

El modelo 3D diseñado por el equipo científico vallisoletano se fundamenta en células y biomateriales de origen humano. Como expresó Diebold Luque, “a modo de andamio donde sembrar las células se usó fibrina derivada de sangre humana, material que nos proporcionó el Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León, gracias a un acuerdo de investigación. Con la fibrina se construyó una matriz a la que se incorporaron fibroblastos de conjuntiva en su interior y células epiteliales en la superficie, para simular el estroma y el epitelio de una conjuntiva en vivo, respectivamente”. Ambos tipos celulares se obtuvieron de donaciones de tejido de conjuntiva de ojos humanos de cadáver.
..Redacción

Compartir
In this article