Esta investigación está probada sólo en animales, es una posibilidad para estudiar los efectos de las bacterias en los humanos

Las bacterias podrían controlar lo que comemos

313
172-bacterias-verano

Científicos del Centro Champalimaud para lo Desconocido (Portugal), revelaron cómo la flora del estómago ayuda a estos animales a determinar qué nutrientes necesitan.

El autor principal del estudio, Carlos Ribeiro, explicó la labor del microbioma en la alimentación. Se trata de un conjunto de microorganismos, o bacterias, que regulan los procesos digestivos y metabólicos y ayudan a generar azúcares y grasas.

“Lo que la bacteria hace por el apetito, es como optimizar qué tanto puede andar un carro sin necesidad de echarle más gasolina”, indicó Ribeiro.

Este estudio, publicado en la revista “PLoS Biology”, organizó tres grupos de esta misma especie, con dietas diferentes, para evaluar el impacto del microbioma. El primero recibió como alimento una solución azucarada con la cantidad suficiente de aminoácidos. El segundo, una mezcla con algunos de los aminoácidos necesarios para generar proteínas, pero no los esenciales. Y el tercero no recibió los aminoácidos esenciales para revisar si el microbioma detectaba esta alteración.

Asimismo, después de 72 horas de haber suministrado las respectivas comidas, los científicos llegaron a una conclusión: los grupos que no tenían los aminoácidos esenciales, presentaron una ansiedad mayor de comer levadura, pues así podían compensar los nutrientes que les hacían falta a causa de los aminoácidos.

Sin embargo, al identificar este comportamiento en las moscas, los científicos incrementaron cinco tipos diferentes de bacterias encontradas en los tractos digestivos de los animales: Enterococcus faecalis, Lactobacillus plantarum, L. brevis, Acetobacter pomorum y Commensalibacter intestini estaban entre ellas.

Después de recibir esta dosis, los investigadores encontraron que las bacterias fueron capaces de reemplazar los nutrientes que les hacían falta a las moscas, produciendo aminoácidos por sí mismas.

En la actualidad, esta investigación está probada sólo en animales, es una posibilidad para estudiar los efectos de las bacterias en los humanos.

“Es una ventana interesante que podría ser utilizada algún día para mejorar los comportamientos relacionados con la dieta”, finalizó Ribeiro.
..Diego Armando M

Compartir
In this article