Zion Harvey fue sometido con dos años a una amputación de manos y pies tras sufrir una infección generalizada por la presencia en la sangre de microorganismos patógenos o de sus toxinas

El primer trasplante de manos en un niño es un “éxito”

273
Zion-Harvey-manos

El primer niño del mundo en recibir un doble trasplante de manos, Zion Harvey, ya es capaz de comer, escribir y vestirse solo 18 meses después de la operación, un “éxito” según explicaron sus médicos.

El informe médico, publicado en la revista médica británica “The Lancet”, ofrece las primeras noticias sobre el estado del paciente. La intervención quirúrgica, de diez horas, fue realizada en Estados Unidos en julio de 2015 y necesitó la asistencia de cuarenta especialistas.

La doctora Sandra Amaral, del Hospital de Niños de Filadelfia donde se llevó a cabo el tratamiento, explicó que “dieciocho meses después de la operación, el niño es cada vez más independiente y capaz de hacer actividades cotidianas. Aunque los resultados sobre el funcionamiento de las manos trasplantadas es positivo y la independencia del chico mejora, esta operación ha sido muy exigente para el niño y su familia”.

Zion Harvey fue sometido con dos años a una amputación de manos y pies tras sufrir una infección generalizada por la presencia en la sangre de microorganismos patógenos o de sus toxinas.

Los galenos le consideraron un candidato ideal para recibir nuevas extremidades porque estaba tomando inmunosupresores, ya que también había sido trasplantado del hígado. Esto es clave para que los pacientes no rechacen los trasplantes.

A pesar de ya estar bajo tratamiento, “sufrió ocho rechazos, incluidos episodios graves durante el cuarto y séptimo mes” tras la operación, que fueron combatidos con más medicamentos para mantener lo más bajo posible su sistema inmunológico.

Días después de la operación, Harvey pudo comenzar a mover sus dedos, utilizando los ligamentos originales de sus extremidades. “El crecimiento de los nervios significó que pudo mover los músculos de las manos trasplantadas y sentir seis meses después (de la cirugía), además de comenzar a ser capaz de alimentarse y tomar un bolígrafo para escribir”, explica el informe.

A los ocho meses ya usaba tijeras y pintaba con lápices. Al año pudo batear con las dos manos.

Los escaneos han mostrado que su cerebro se está adaptando a sus nuevas manos, mediante el desarrollo de nuevos caminos para controlar los movimientos y experimentar sensaciones.
..Diego Armando M

Compartir
In this article