Existen al menos seis variedades del parásito Trypanosoma cruzi capaces de desarrollar chagas en humanos

Científicos encuentran posibles biomarcadores de pronóstico para la enfermedad de Chagas

151
mal_de-chagas_enfermedad-sintomas

Equipo de investigadores del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, centro mixto de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el CSIC (España), demostraron la existencia de patrones patológicos comunes a todos los genotipos del parásito que causan la enfermedad de Chagas. Estos resultados pueden ayudar a comprender mejor su fisiopatología y optimizar su diagnóstico y seguimiento de los pacientes.

Existen al menos seis variedades del parásito Trypanosoma cruzi capaces de desarrollar chagas en humanos. Hasta ahora se planteaba la hipótesis de que esta variedad genética podría ser la causa de las distintas patologías asociadas (cardíacas, digestivas o ambas). Sin embargo, esta investigación ha demostrado que los distintos genotipos del parásito producen los mismos patrones patológicos.

En este estudio, publicado en “Scientific Reports”, los resultados son importantes porque podrían definir biomarcadores de pronóstico para predecir en la etapa inicial de la enfermedad si un paciente va a desarrollar trastornos importantes en el futuro.

En la etapa inicial, la enfermedad presenta síntomas parecidos a la gripe e inflamación en el lugar de la picadura del insecto vector (hematófagos, o que se alimentan de sangre, como el chinche). Luego transcurre un periodo donde los pacientes permanecen asintomáticos y que puede durar décadas.

En aproximadamente un 30% de los casos, la enfermedad se convierte en crónica, dando lugar a la posible aparición de megavísceras: agrandamiento patológico del corazón (cardiomegalia), del esófago (megaesofago) o del colon (megacolon).

Los científicos analizaron las características fisiopatológicas del chagas en un sistema de modelo infeccioso de ratón mediante el uso de cepas de T. cruzigenéticamente diversas, proporcionando una descripción en conjunto de la infección experimental.

Los autores pertenecientes al Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, centro mixto de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el CSIC, explicaron que “analizamos múltiples parámetros para reunir e integrar un gran número de marcadores en las fases aguda y crónica de la enfermedad”.

El análisis estadístico multidimensional mostró con precisión que la combinación de parámetros predice la fase de infección, la cepa infectante y la presentación clínica de la enfermedad.

“No obstante, mientras que una combinación de factores permite la identificación de la cepa infectante, algunos patrones se conservan durante la fisiopatogenia de la enfermedad de Chagas en todas las cepas de T. cruzi, a pesar de su diversidad genética”, indicaron los investigadores.
..Diego Armando M

Compartir
In this article