Las autoridades acordaron una nueva agenda de salud para combatir enfermedades y alcanzar la salud universal para 2030

Ministros acuerdan nueva ASSA, fortalecer control del tabaco y mantener eliminación del sarampión y rubéola

96
conferenciaFinal_fp

Ministros de Salud y otras autoridades que participan de la 29ª Conferencia Sanitaria Panamericana de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) acordaron una nueva agenda de salud para combatir enfermedades y alcanzar la salud universal para 2030, así como acciones para fortalecer el control del tabaco, mantener la eliminación del sarampión y la rubéola, y mejorar la salud de los pueblos indígenas, afrodescendientes y romaníes.

Nueva Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2030

Los líderes de la Salud de las Américas han aprobado un ambicioso y amplio programa para combatir las enfermedades y hacer que los sistemas de salud en sus países sean universales y sostenibles para el año 2030.

La Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2030 (ASSA 2030), que toma su inspiración en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, fue adoptada de manera unánime durante la 29ª Conferencia Sanitaria Panamericana.

La nueva agenda compromete a los países a alcanzar 11 objetivos y 60 metas que se utilizarán para medir los progresos hacia esos objetivos. Éstos van desde alcanzar la cobertura universal en salud hasta terminar con la epidemia de VIH/sida en las Américas, todos los objetivos mirando hacia 2030.

Objetivos de la Agenda de Salud Sostenible para las Américas

1.Ampliar el acceso equitativo a servicios de salud integrales, integrados y de calidad, centrados en las personas, la familia y la comunidad, con énfasis en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades.

2.Fortalecer la rectoría y gobernanza de la autoridad nacional de salud (ministerios de salud), a la vez que se promueve la participación social.

3.Fortalecer la gestión y el desarrollo de los recursos humanos para la salud con competencias que apoye el abordaje integral de la salud.

4.Alcanzar el financiamiento adecuado y sostenible de la salud, con equidad y eficiencia, y avanzar hacia la protección contra los riesgos financieros para todas las personas y sus familias.

5.Asegurar el acceso a medicamentos esenciales y vacunas, al igual que a otras tecnologías sanitarias prioritarias, según la evidencia científica disponible y el contexto nacional.

6.Fortalecer los sistemas de información para la salud a fin de apoyar el desarrollo de políticas y la toma de decisiones basadas en la evidencia.

7.Desarrollar capacidades para la generación, la transferencia y el uso de la evidencia y el conocimiento en materia de salud, promoviendo la investigación, la innovación y el uso de la tecnología.

8.Fortalecer la capacidad nacional y regional de preparación, prevención, detección, vigilancia y respuesta a los brotes de enfermedades y a las emergencias y los desastres que afectan la salud.

9.Reducir la morbilidad, la discapacidad y la mortalidad por enfermedades no transmisibles, traumatismos, violencia y trastornos de salud mental.

10.Reducir la carga de las enfermedades transmisibles y eliminar las enfermedades desatendidas.

11.Reducir la desigualdad e inequidades en torno a la salud por medio de enfoques intersectoriales, multisectoriales, regionales y subregionales de los determinantes sociales y ambientales de la salud.

Hacia un continente libre de humo

Altas autoridades de salud de toda la región se comprometieron a adoptar legislación para el establecimiento de ambientes 100% libres de humo de tabaco en todos los países de la región para 2022, una de las medidas consideradas como más eficaces por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para controlar la epidemia de tabaquismo y prevenir enfermedades asociadas.

Actualmente, 17 de 35 países de la región que son miembros de la OPS carecen de normativas nacionales que establezcan ambientes 100% libres de humo de tabaco en todo lugar público y de trabajo cerrado y en el transporte público.

Esta medida es considerada una de las cuatro “best buys” o “mejores inversiones” para la prevención y control de las enfermedades no transmisibles, junto con la inclusión de advertencias sanitarias grandes y con imágenes en todos los paquetes de tabaco, el aumento de los impuestos al tabaco, y la prohibición total de la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.

La nueva estrategia apunta a acelerar la aplicación de estas cuatro medidas que forman parte del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), ratificado en 2005, y cuya aplicación ha sido desigual en una región con cerca de 127 millones de fumadores.

Mantener la eliminación de la rubéola y el sarampión

En 2015, las Américas fue declarada libre de transmisión endémica de la rubéola y del síndrome de rubéola congénita, y en 2016, del sarampión. Esta eliminación –que la región fue la primera en el mundo en alcanzar- fue el punto culminante de un esfuerzo de 22 años que incluyó la vacunación masiva contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola en todo el continente.

Sin embargo, dado que el virus del sarampión es sumamente contagioso y que sigue en circulación, al igual que el virus de la rubéola, en el resto del mundo, la Región corre el riesgo de que ocurran brotes de estas enfermedades.

Con el fin de mantener esta eliminación, ministros de Salud de la Región aprobaron un plan de acción que establece cuatro líneas estratégicas: garantizar el acceso universal a los servicios de vacunación; fortalecer la vigilancia; desarrollar la capacidad nacional y operativa; y establecer mecanismos estándares para brindar una respuesta rápida frente a los casos importados.

Compromiso con la salud de los pueblos indígenas, afrodescendientes y romaníes

Los delegados también adoptaron una nueva política sobre etnicidad y salud mediante la cual se comprometen a eliminar los obstáculos a los que se enfrentan los pueblos indígenas, los afrodescendientes y los romaníes en el ámbito de la salud.

En general, en la Región son frecuentes los resultados deficientes en materia de salud en relación con estos grupos étnicos. La mortalidad materna e infantil en las poblaciones indígenas y los afrodescendientes es habitualmente más alta. En algunos países, las tasas de infección por el VIH son nueve veces mayores en la población afrodescendiente que en las personas de raza blanca, y los índices de desnutrición infantil en la población indígena son superiores a los de la población general. Estas poblaciones también tienden a tener tasas más altas de violencia contra la mujer y de suicidio, según se indica en esta nueva política.

Las disparidades de salud que afectan a estos grupos étnicos son el resultado de diversos obstáculos en el acceso a servicios de salud, como los obstáculos geográficos, económicos y culturales.

Esta nueva política se centra en las siguientes cinco líneas estratégicas con el objetivo mejorar la situación en salud de los grupos étnicos: generación de evidencia, con especial hincapié en datos desglosados por grupo étnico; impulso de la acción en materia de políticas para determinar y cerrar las brechas en materia de políticas; participación social para crear y fortalecer las alianzas con los distintos grupos étnicos; reconocimiento del conocimiento ancestral y la medicina tradicional, y fortalecimiento de los modelos de salud intercultural; y desarrollo de capacidades en los profesionales de la salud y trabajadores de salud comunitarios.

Más detalles

La Conferencia Sanitaria Panamericana es la autoridad suprema de la OPS y se reúne cada cinco años para determinar las políticas generales de la organización. También actúa como foro para el intercambio de información e ideas con respecto a la prevención de las enfermedades; la preservación, la promoción y la recuperación de la salud física y mental; y el fomento de los establecimientos y las medidas sanitarias y sociales en pos de la prevención y el tratamiento de las enfermedades físicas y mentales en el continente americano.
..OPS

Compartir
In this article